¿Cómo se cura un corazón roto?

Por: Lu Salgado

Via Pinterest.

Que te rompan el corazón es una de las cosas que no entiendes en el momento hasta que decides salirte del hoyo que creaste para llorar y llorar. Es como tener que aceptar que alguien murió, que no estará más y ciertamente es una de las cosas, con perdón de ustedes, más cabronas que he tenido que hacer.

Sí, nuestras parejas y exparejas quizás han sido nuestros mejores maestros, pero ¿QUÉ PEDO con lo que duelen sus enseñanzas?

Ciertamente cuando se “nos rompe el corazón” lo que menos pensamos es en lo positivo que va a traer a nuestras vidas esa ruptura lo único que nos pide nuestro quebradizo ego son explicaciones de por qué no le fuimos suficiente a la otra persona.

Aprendí a darme cuenta que los síntomas de corazón roto tienen dos caminos:

  1. Cierras el negocio para siempre por miedo a que te fallen de nuevo, “dejas de creer en el amor” y te vuelves una persona aparentemente valemadres y fría como protección ante la posibilidad de que te lastimen.
  2. Vas por la vida buscando llenar esa insatisfacción interna que sientes dejando a tu ego bajo el mando: con comida, con cosas materiales o con muchas, pero muchas personas distintas con el fin de que te hagan sentir mejor contigo mismo.

La primera opción para mí, siendo una persona que tenía la creencia de que los para siempre debían existir, jamás me sonó adecuada. Nunca me pasó por la cabeza cerrarme sabiendo que podía toparme con nuevas posibilidades. Así que soy del equipo dos. Y te voy a decir una cosa, esa opción es muy cansada y cara.

Tus preocupaciones se vuelven muy estéticas porque estás buscando ser aceptada y querida en todos lados cuando lo único que tienes que hacer es empezar a quererte tú mismo (pero no lo sabes, claro). Le inviertes al gimnasio, al cambio de look, a las salidas al antro, a la ropa, al maquillaje, a las uñas, a la comida saludable, todo lo que te lleve a siempre verte bien, porque si vas a mantener el negocio abierto para todos, debe verse atractivo. La felicidad inmediata que todo lo que la soltería a raíz de una ruptura trae consigo es muy satisfactoria, tienes atención, te diviertes; sin duda como “solución rápida” es muy buena y una muy buena distracción si lo tuyo no es permitirte llorar… el problema es que constantemente te estás buscando a ti mismo en las personas equivocadas. Eventualmente esa felicidad inmediata, se acaba.

Se vuelve muy cansado ir de cosa material en cosa material, de reto quema grasa en reto quema grasa y de persona en persona porque la verdad es que no te soportas a ti mismo. ¿Por qué? Porque aparentemente te dejaron muy claro que no eras suficiente para alguien y tú te creíste esa historia, entonces buscas cambiar lo que eres creyendo que así sí te van a aceptar y querer.

Al relacionarnos desde un corazón roto nos podemos topar con personas muy buenas que realmente sí quieran estar con nosotros porque ven cosas que nosotros no. Relacionarnos con la única intención de huir de lo mal que nos sentimos sólo por “tener a alguien” que nos diga todo lo bonito que no hemos aprendido a decirnos a nosotros mismos no es peor para la persona a quien le mentimos, es peor para nosotros aunque no lo veamos así. Entrar a una relación fingiendo estar bien emocionalmente cuando en realidad la cabeza y las emociones traen un desmadre, en algún momento sale a flote.

Eventualmente las heridas van a salir en cualquier relación que tengamos, así nos vayamos al otro lado del mundo, solo que vamos a culpar a nuestra pareja. Continuamente proyectamos nuestras emociones en la otra persona quejándonos de lo que hacen o dicen o cómo respiran, porque enfadar al de al lado con quien sentimos confianza para soltar nuestros problemas es más fácil que reconocer nuestra imperfección.

Si te soy sincera, creo que no hay una cosa específica que puedas hacer, no hay manuales para lidiar con esto, no hay mejor consejo, video, podcast, alcohol que sea suficiente para curar un corazón roto cuando no has tenido suficiente de llorar y sentirte mal. Siempre queremos que nos digan los cómos, porque es desesperante sentir como si te faltara una parte de ti, pero debemos armarnos de valor para salir y descubrir nuestro propio proceso. Hay cosas que las personas dicen como si fueran leyes universales que quizás no te sirvan en lo absoluto. Lo que te puedo decir como alguien que por mucho tiempo estuvo esperando ese antídoto sana corazones del mundo exterior es que sólo cuando te sientas con lo que sientes con mente abierta dispuesta a usar la curiosidad a tu favor, tu perspectiva cambia.

Necesitamos dejar de escuchar el ruido externo sobre cómo superar lo que nos duele, porque duele un chingo y necesitamos vivirlo a nuestro ritmo. Necesitamos dejar de querer probarles a todos que ‘estamos bien’ cuando vivimos achicharrados por dentro. No necesitas nada, más que sentarte con lo que sientes, no hay otra. Si lo tuyo es llorar cada semana, mes, o incluso cada año que te acuerdes hazlo. Eventualmente tú aprendes a ponerte tus propios y sanos límites cuando te das cuenta cuanto le dedicas a estar aferrado a tu idea de las cosas, porque es eso. A veces ya tenemos clarísimo por qué terminamos con alguien o por qué nos terminaron, pero es la idea y nuestras expectativas quebradas lo que nos friega.

¿Sabes? Que te rompan el corazón una de esas crisis que te destruyen muy cañón, pero que cuando te permites sentarte con los sentimientos que te trae, te devuelves el poder de regresar a ti mismo siendo más fuerte.

Es normal que cuando nos rompen el corazón nos cambiemos el chip y nos queramos alejar de todo lo bonito que nos puede dar en ese afán de protegernos de lo que hemos sentido. No tengo el antídoto universal para el corazón roto, lo que sé está basado en mi experiencia y para mí, ese antídoto es el amor propio.

Nada, pero absolutamente nada, te va a proteger en la vida más que el amor que desarrolles hacia ti mismo. Sin embargo, esto no lo vuelve un destino al que llegar, es un proceso que se vive en el que todas nuestras acciones estén ligadas a un mismo centro. Sin amor propio no puede haber nada, nada duradero ni profundo por lo menos. Sin el amor propio ves al amor como un juego donde tienes que sobrevivir en lugar de permitirte vivirlo, vas como víctima por la vida, te relacionas sintiéndote incompleto esperando que por fin alguien te salve de esa sensación, entras al amor sintiéndote poca cosa esperando que el otro te haga sentir lo que nunca te has permitido sentir a ti mismo porque no has parado para aprender cómo, te relacionas con ideas ajenas del amor y no con las tuyas.

Lo que sientes tiene que ver con la narrativa que te cuentas en tu cabeza que de nuevo, viene de tus creencias. Si te dispones a cuestionar como regresar a ti mismo de nuevo , a través del amor propio esto será un colchón enorme para ti. Para que el día que termines esa relación con ese amor que quisiste tanto, o alguien te rechace,elijas mejor para ti.

Lu.

As I align with my most authentic self, I share my knowledge through my experiences along the way, using writing as a translator of my head.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store